domingo, 27 de noviembre de 2011

Llegará el día...

Tengo mil conflictos bajo el tórax, la necesidad de que leas en braile mi piel cuando está de gallina y la duda de saber si repetiremos ese último beso. Mis latidos hace tiempo que dejaron de tener sentido, no hay sonrisas ni abrazos que llenen este vacío, quizás necesite verte (y ese quizás está de más) pero no pienso reconocerlo. Escribo de noche; como los bohemios, los borrachos o como las putas que llegan tarde del trabajo con el alma magullada y el corazón resquebrajado.
Me perdí entre tus brazos y me guié por tus latidos. Me senté en el frío asfalto a desengañarme sola, igual que sola me había engañado pensando que ese "no quiero nada serio" se convertiría en un "lo quiero todo contigo" ¿Absurdo verdad? Solo comparto historias con el relleno de mi almohada. ¿Con ellos? con ellos no tengo historias, soy el cúmulo de una serie de catastróficas desdichas en intentos de amores imposibles. Tanto amor me hizo daño. "Sé donde buscarte pero no quiero verte". Quizás si me lo recuerdo muchas veces acabe por creérmelo, no? Necesito el frío del invierno y olvidarme del calor de ciertos recuerdos. Llegará el día en que no me queme tu mirada. "No estás enamorada Aran, sólo estás jodida".

No hay comentarios:

Publicar un comentario